ENCUADRES Y LABERINTOS


Ananda K. Coormaraswamy ha estudiado (2) la significación simbólica de ciertos nudos" que se encuentran entre los grabados de Alberto Durero; tales nudos son muy complicados entrelazamientos formados por el trazado de una línea continua, y el conjunto se dispone en una figura circular; en varios casos, el nombre de Durero aparece inscripto en el centro. Esos nudos han sido relacionados con una figura similar atribuida generalmente a Leonardo de Vinci, y en cuyo centro se leen las palabras: Academia Leonardi Vinci; algunos han querido ver en ellas la signatura colectiva de una "Academia esotérica, como existían en cierto número en la Italia de la época, v sin duda no carecen de razón. En efecto, tales dibujos se han llamado a veces "dédalos" o laberintos", y, como lo señala Coomaraswamy, pese a la diferencia de formas, que puede deberse en parte a razones de orden técnico, tienen efectivamente estrecha relación con los laberintos, y más en particular con los que se trazaban en el embaldosado de ciertas iglesias medievales; ahora bien, éstos se consideran igualmente como una "signatura colectiva de las corporaciones de constructores. En cuanto simbolizan el vínculo que une entre sí a los miembros de una organización iniciática, o por lo menos esotérica, tales trazados ofrecen evidentemente similitud notable con la cadena de unión masónica; y si se recuerdan los nudos de ésta, el nombre de nudos" (Knoten) dado a tales dibujos, al parecer por el mismo Durero, resulta también muy significativo. Por esta razón, y por otra sobre la cual volveremos luego, es también importante advertir que se trata de líneas sin solución de continuidad (3);los laberintos de las iglesias, igualmente, podían recorrerse de extremo a extremo sin encontrar en ninguna parte punto de interrupción ninguno que obligara a detenerse o a rehacer el camino, de modo que constituían en realidad una vía muy larga que debía cumplirse enteramente antes de llegar al centro(4). En ciertos casos, como en Amiens, el maestro de obra se había hecho representar en la parte central, así como Vinci y Durero inscribían en ella sus nombres; se situaban así simbólicamente en una Tierra Santa(5), es decir, en un lugar reservado a los elegidos, según lo hemos explicado en otro lugar (6), o en un centro espiritual que era, en todos los casos, una imagen o reflejo del verdadero Centro del Mundo, tal como en la tradición extremo-oriental el Emperador se situaba siempre en el lugar central (7).
Esto nos lleva directamente a consideraciones de otro orden, que se refieren a un sentido más interior y profundo de ese simbolismo: puesto que el ser que recorre el laberinto o cualquier otra figuración equivalente llega finalmente a encontrar así el lugar central, es decir, desde el punto de vista de la realización iniciática, su propio centro(8), el recorrido mismo, con todas sus complicaciones, es a todas luces una representación de la multiplicidad de los estados o modalidades de la Existencia manifestada (9), a través de cuya serie indefinida el ser ha debido errar primero, antes de poder establecerse en ese centro. La línea continua es entonces la imagen del sûtrâtmâ que une todos los estados entre sí, y, por lo demás, en el caso del hilo de Ariadna en conexión con el recorrido del laberinto, esa imagen se presenta con tal nitidez, que uno se asombra de que haya podido pasar inadvertida (10); así se encuentra justificada la observación con la cual terminábamos nuestro precedente estudio sobre el simbolismo de la cadena de unión. Por otra parte, hemos insistido más particularmente sobre el carácter de encuadre que presenta ésta; y basta mirar las figuras de Durero y Leonardo para darse cuenta de que forman también verdaderos encuadres en torno de la parte central, lo que constituye una semejanza más entre esos símbolos; y hay otros casos en que volveremos a encontrar ese mismo carácter, de un modo que pone de relieve una vez mas la perfecta concordancia de las diversas tradiciones.
En un libro al cual ya nos hemos referido en otro lugar(11) Jackson Knight ha señalado que se habían encontrado en Grecia, cerca de Corinto, dos modelos de arcilla, reducidos, de casas pertenecientes a la época arcaica llamada geométrica(12); en los muros exteriores se ven meandros que rodean la casa y cuyo trazado parece haber constituido en cierto modo un sustituto del laberinto. En la medida en que éste representaba una defensa, sea contra los enemigos humanos, sea, sobre todo, contra los influjos psíquicos hostiles, pueden considerarse también esos meandros como dotados de un valor de protección, e incluso doble, al impedir no solo a los influjos maléficos penetrar en la morada, sino además a los influjos benéficos salir de ella y dispersarse en el exterior. Por otra parte, puede ser que en ciertas épocas no se haya visto en ellos otra cosa; pero no ha de olvidarse que la reducción de los símbolos a un uso más o menos mágico corresponde ya a un estado de degradación desde el punto de vista tradicional, estado en que se ha olvidado el sentido profundo de esos símbolos (13). Por lo tanto, en el origen debió de haber en ellos algo mas, y es fácil comprender de que se trata en realidad si se recuerda que, tradicionalmente, todo edificio está construido según un modelo cósmico; mientras no existió la distinción entre sagrado y profano, es decir, mientras el punto de vista profano no había surgido aún por efectos de un debilitamiento de la tradición, siempre y en todas partes fue así, inclusive para las casas particulares. La casa era entonces una imagen del cosmos, es decir, como un pequeño mundo cerrado y completo en sí; y, si se advierte que aparece encuadrada o enmarcada por el meandro exactamente como la Logia, cuya significación cósmica no se ha perdido, está "enmarcada por la cadena de unión, la identidad entre ambos símbolos resulta por completo evidente: en uno y otro caso, no se trata en definitiva sino de una representación del marco mismo del cosmos.
Otro ejemplo notable, desde el punto de vista del simbolismo de los encuadres, está dado por ciertos caracteres chinos que se referían primitivamente a ritos de fijación o estabilización(14) consistentes en trazar círculos concéntricos o una espiral en torno de los objetos; el carácter heng, que designa tal rito, estaba formado en la escritura antigua por una espiral o dos círculos concéntricos entre dos rectas. En todo el mundo antiguo, las nuevas fundaciones, ya se tratara de campamentos, de ciudades o de aldeas, eran estabilizadas trazando espirales o círculos en torno de ellas (15), y agregaremos que en ello puede verse también la identidad real de los encuadres con los laberintos. Con respecto al carácter chie (*), que los comentaristas recientes traducen simplemente por 'grande, el citado autor dice que denota la magia que asegura la integridad de los espacios encuadrándolos de signos protectores; tal es la finalidad de los dibujos de bordados en las antiguas obras de arte. Un chie-fu es una bendición que ha sido directa o simbólicamente encuadrada" o enmarcada de ese modo; también una plaga puede ser encuadrada para impedir que se difunda. Tampoco aquí se trata explícitamente sino de "magia, o de lo que se supone tal; pero la idea de fijación o estabilización muestra con harta claridad lo que hay en el fondo: se trata de la función, que tiene esencialmente el marco o encuadre, según lo hemos dicho antes, de reunir y mantener en su sitio los diversos elementos rodeados por él. Por otra parte, en Lao-tsë hay pasajes donde figuran esos caracteres y que son muy significativos a este respecto: Cuando se hace de modo de encuadrar (o circunscribir, ying, carácter que evoca una idea similar a la de heng) los siete espíritus animales y de abarcar la Unidad, se puede ser cerrado concluso e incorruptible(16); y en otro lugar: Gracias a un conocimiento convenientemente encuadrado (chie), marchamos a pie llano por la gran Vía (17). En el primero de estos dos pasajes, se trata evidentemente de establecer o mantener el orden normal de los diversos elementos constitutivos del ser para unificarlo; en el segundo, un conocimiento bien encuadrado es propiamente un conocimiento en que cada cosa está puesta exactamente en el lugar que le conviene. Por lo demás, la significación cósmica del marco o encuadre no ha desaparecido en modo alguno en tal caso: en efecto, el ser humano, según todas las concepciones tradicionales, ¿no es el microcosmo, y el conocimiento no debe también comprender en cierto modo el cosmos en su totalidad?
 
NOTAS:
(1)   Cap. LXVI de Símbolos fundamentales de la ciencia sagrada, Eudeba-Colihue, Buenos Aires, 19883. Publicado originalmente en É. T.., octubre-noviembre de 1947.
(2) "The Iconography of Dürer's 'Knots' and Leonardo's 'Concatenation'", en  The Art Quarterly, número de primavera de 1944.
(3) Podrá recordarse aquí el pentalfa, que, como signo de reconocimiento entre los pitagóricos, debía trazarse en línea continua. (Es una estrella de cinco puntas formada por cinco segmentos de recta, y semejante a cinco alfas mayúsculas entrelazadas cuyos rasgos transversales forman un pentágono central. (N. del T.)).
(4) Cf. W. R. Lethaby, Architecture Mysticism and Myth, cap. VII. Este autor, que era arquitecto, ha reunido en su libro un gran número de informaciones interesantes acerca del simbolismo arquitectónico, pero desgraciadamente no ha sabido ver la verdadera significación.
(5) Sabido es que estos laberintos se llamaban comúnmente caminos de Jerusalén y que su recorrido se consideraba como equivalente a la peregrinación a Tierra Santa; en Saint-Omer, el centro contenía una representación del Templo de Jerusalén.
(6) "La Caverne et le Labyrinthe (cap. XXIX: La Caverna y el Laberinto en Símbolos fundamentales de la ciencia sagrada, op. cit.)
(7) Ver La Grande Triade, cap. XVI. Podría recordarse, con motivo de esta vinculación, el título de Imperator dado al jefe de ciertas organizaciones rosacruz.
(8) Naturalmente, puede tratarse, según el caso, sea del centro de un estado particular de existencia, sea del centro del ser total;. el primero corresponde al término de los pequeños misterios, el segundo al de los grandes misterios.
(9) Decimos modalidades para el caso en que se considere solamente el conjunto de un solo estado de manifestación, como ocurre necesariamente cuando se trata de los pequeños misterios.
(10) Importa señalar también, a este respecto, que los dibujos de Durero y Leonardo tienen manifiesta semejanza con los "arabescos", como lo ha señalado Coomaraswamy; los últimos vestigios de trazados de ese género en el mundo occidental se encuentran en las rúbricas y otros ornamentos complicados, formados siempre por una única línea continua, que fueron caros a los calígrafos y maestros de escritura hasta cerca de mediados del siglo XIX, aun cuando entonces ya su simbolismo seguramente no se comprendía.
(11) Cumacan Gates; ver nuestro estudio sobre La Caverne et le Labyrinthe" ( cap. XXIX: "La Caverna y el Laberinto" en Símbolos fundamentales de la ciencia sagrada, op. cit.)
(12) La reproducción de estos dos modelos se encuentra en la página 67 del libro citado.
(13) Naturalmente, este sentido profundo no excluye una aplicación mágica, como no excluye cualquier otra aplicación legítima, pero la degradación consiste en que el principio se ha perdido de vista y no se considera ya sino exclusivamente una simple aplicación aislada y de orden inferior.
(14) Estos ritos corresponden evidentemente a un caso particular de lo que en el lengua)e hermético se designa como "coagulación (ver La Grande Triade, cap. VI).
(15) A. Waley, The Book of Changes" en Bulletin of the Museum of Far Eastern Antiquities, nº 5, Estocolmo, 1934.
(*) Escrito chieh  en el sistema Wade; en otros sistemas, kie, o, raramente, kiái; jiè en la romanización actualmente en uso en China continental. El ideograma se compone de dos trazos verticales coronados por un ángulo en forma de alero. (N. del T.).
(16) Tao-te King, cap. X, traducción inédita de Jacques Lionnet. [texto levemente diferente en la edición publicada en 1962.] [Para éste como para el pasaje siguiente de Lao-tsë, se tendrá en cuenta que, por razornes en parte filológicas, las traducciones existentes del Tao-te King divergen, de un modo a menudo muy extremo. (N. del T.)]
(17) Ibid., cap. LIII, misma traducción [y misma nota acerca de la edición de 1962.]
 

" "

< /td>

< /a>

FINIS MUNDI

 

 

 

 

 

 

 

-